domingo, 4 de octubre de 2009

► Hombres con mochila

El príncipe azul o el hombre perfecto que todas imaginamos alguna vez en la vida, lamentablemente no existe; nosotras creamos un prototipo de hombre de acuerdo a nuestros gustos.

Y en gustos... no hay nada escrito.


Me dí cuenta que los requisitos que debe tener "mi hombre" son bastante exigentes; y el más importante es que no tengan hijos.


Un día salí con mi amigo César a parlare y beber algo, mientrás me contaba sus andanzas amorosas con una tipa que tiene hijo, por el solo hecho de tener una criatura pequeña e inocente, la dejó. -Argumento? Simplemente es un cacho y quiere hijos propios. -Perfecto! gran respuesta de mi amigo.

Las hombres mxas veces no aceptan a una mujer "con la pega hecha" y les doy la razón, en realidad es un cacho, independiente de que sea agradable o no el cabro chico, deberá ser el "papá" en todo; y peor aún, aceptar las visitas del verdadero (si es que existe).

Las mujeres en cambio pasan por alto y aceptan al "hijo" del tipo... no sé las razones, será por algo maternal? mmmmm... solo tengo claro que a mí NO me atraen los hombres con mochila (hijo incluido) por la sencilla razón que tendré que aguantar mañas que no fueron heredadas de mi, postergar las salidas porque lo debe llevar a los juegos o porque está resfriado... -Nooooo!!! Reconozco que hace 4 años atrás conocí un tipo que tenía una hija y otro en camino... y de distintas mujeres. Ya con esos datos en el curriculum me dejó plop!. Pero a pesar de eso, igual me lo pinché 1 semana, claro, si el tipo era rico, pero para nada más.

Ahora último conocí a Marco que de pura sapa leí que tenía una hija... siempre me pasa lo mismo, por querer saber más, me desilusiono. Con él nos seguimos viendo, como persona es un 7, muy agradable y buena onda, pero no se me ha pasado por la cabeza mantener "algo" con él, simplemente somos amigos y mientras no me revuelva los pollitos, nuestra amistad durará.

Lamentablemente, cada día hay menos hombres disponibles para mi, -Por qué?. Este mundo se está llenando de hijos, hijos que nacen porque sí, hijos que son de ese hombre que pudo haber sido para mí, pero que ahora no lo será nunca, porque ese requisito lo pido a la primera.